Ban-nota1

Abierto al público:
Lunes a viernes 11:00 a 14:00 horas y 17:00 a 18:30 horas


Manolo Cocho

Manolo Cocho (Ciudad de México,1968) es artista visual egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, ahora Facultad de Artes y Diseño, UNAM. Ha obtenido diversos reconocimientos y becas para la realización de proyectos artísticos entre los que destacan: miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, FONCA, México (2013); Creadores con Trayectoria, FECA, San Luis Potosí (2011); Artistas Visitantes (Visiting Artists), British Council, Inglaterra (2002) y Jóvenes Creadores, FONCA (1994).

Su obra se ha hecho presente en países como Italia, Inglaterra, Francia, Polonia, España, Eslovenia, Croacia, Austria, Suiza, Estados Unidos, Sudáfrica y otros. En México su obra se ha integrado a colecciones privadas y públicas destacando: el Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce de Morelia, el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, el Museo del Arzobispado de la Ciudad de México y los Museos de la Luz y UNIVERSUM en la CDMX.

Uno de los referentes importantes en la obra plástica de Manolo Cocho es la variedad de técnicas que emplea: acrílico, óleo o acuarela; materiales como madera, metal, cerámica, piedra; y recursos como la instalación, la fotografía, el video, el performance, animación 3D, arte sonoro, y en general los recursos digitales propios del siglo XXI.

Impulsion

El título de la obra, de acuerdo al autor, surge del francés pouls (pulso) y hace referencia a la sensación de vida que hay en las ciudades y que proviene de las expresiones gráficas que se observan en distintas manifestaciones visuales.

La obra es un collage de materiales gráficos, en su mayoría impresos, que generalmente terminan convertidos en basura —anuncios propagandísticos, tickets, entradas, graffittis, señalizaciones, entre otros— y que han sido reciclados por el artista tanto en lo material como en el contenido, al ser sometidos a la impresión, digitalización y retoque.

El artista privilegia el lenguaje visual y busca suprimir “la obviedad” de cada material recolectado para eliminar la predisposición a su significado original. Así generar un reciclado no sólo del material impreso, sino del contenido gráfico.

Las imágenes presentadas son un trabajo evolutivo de la pieza recolectada. El artista recodifica el lenguaje visual común para crear un nuevo valor agregado, disponible para la interpretación del espectador. Así, invita al observador a crear otra “correlación” a partir de la asimilación de las imágenes a las que está expuesto diariamente y que son percibidas como objetos inertes.

Esta selección de veinte obras, de entre trescientas es presentada de forma inédita en el Centro de Ciencias de la Complejidad como parte del contenido del programa académico Arte, ciencia y complejidad, del cual Cocho es uno de los coordinadores.

La complejidad de Impulsion

Impulsion tiene su origen en un “proyecto velcro” que Manolo Cocho describió así por la recolección que el artista hace de diferentes muestras de expresión gráfica durante sus viajes a distintas ciudades. Con esto, el artista busca encontrar un hilo conductor en los elementos tanto explícitos como implícitos del lenguaje visual. La cantidad de elementos que se consideran en la creación de códigos visuales tienen carácter social, histórico, temporal, e incluso, personal, lo que refuerza su orientación a la complejidad y su inserción en el arte contemporáneo.

La naturaleza compleja de la obra, explica el autor, radica tanto en su proceso de creación, como en su contenido y forma visual; al tener una composición por distintos elementos gráficos, y predisponer una visión de esos distintos contextos en una sola ejecución. Así, se hace vigente la significación del lenguaje visual en torno a su contexto y su valor agregado.