Ban-nota43


Terapia sonora

Jessica Gamiño González*

10 de septiembre de 2018

“La voz es como darte un masaje en el alma”, dijo en entrevista la cantante y compositora Shanttal Saad luego de la presentación de su proyecto de improvisación el pasado 6 de septiembre dentro de los Jueves de Música del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM.

Su forma de ver el arte tiene que ver con el hecho de haberse formado como cantante con Hebe Rosell, musicoterapeuta y cantante argentina “adoptada” por México hace más de treinta años. A partir de su experiencia con Rossell, trabajó una técnica de exploración interna que busca “curar cosas por dentro” mediante su técnica vocal.

Además de su entrenamiento con la musicoterapeuta, Saad estudió música y canto en el Centro Cultural Ollin Yoliztli y teatro en El Paso Communitty College.

Con voz propia

Este es su primer proyecto solista como Shanttal Saad ya que anteriormente lanzó otro proyecto pero con pseudónimo. Sobre presentarse como solista, Saad reconoce que perder la costumbre de improvisar en grupos, generalmente de mujeres, representa una dificultad mayor ya que a pesar de tener mayor libertad como improvisadora solista siempre es más fácil “tener un respaldo”.

Su inspiración surge “de algo que sientes y que te gusta cómo suena”, por ello dice Saad, se inició en la improvisación con el trío femenil Ana Trizas pues le gustaba cómo sonaban sus expresiones musicales en conjunto con Alina Hernández y Daniela Falcón, las otras integrantes del trío.

not42

“La música son sonidos hechos belleza… pueden pasar muchos sonidos en el día pero tú decides con cuál sonido vas a crecer”, mencionó al señalar que su aprendizaje instrumental (en el bajo y la jarana) ha sido totalmente autodidacta.

Describió que su proceso creativo es casi siempre simultáneo entre la voz y la melodía ya que tiene mucha facilidad para “meter voz y letra” además de que muchas veces al estar con sus instrumentos encuentra un riff –frase melódica que se repite durante una pieza— que le gusta y de ahí comienza a componer.

Saad asegura que la mayor educación vocal que ha tenido es su mamá, de quien heredó la voz, y quien es cantante del género ranchero en el que “tienes que abrir tu voz, no contenerla ni hacerla chiquita”.

Alter ego

Sobre el por qué en su proyecto solista anterior se puso el nombre de Frida Canti explicó que fue porque “nunca antes había hecho algo así de loco” y fuera de lo convencional con sonidos punks o industriales, por lo que no se atrevió a hacerlo con su nombre. Ahora ha ganado confianza y sabe que puede hacer lo que hacía como Frida y más. Como Frida Canti grabó un disco disponible en versión digital titulado Profesional disponible en su página personal.

A futuro Saad mencionó que se encuentra produciendo un segundo disco de composición que planea presentar de forma física para finales de este año, el cual se llamará Día a día, y del cual presentó, de forma inédita en el C3, dos canciones: Nada y Cántico brusco, canciones que interpreta con la jarana y su voz.

*Becaria del Programa UNAM-DGAPA-PAPIME PE308217

Descargar el pdf

NOTICIAS