Ban-nota52


Improvisación cotidiana

Jessica Gamiño González*

03 de octubre de 2018

“Desde que tenemos conciencia improvisamos la gran mayoría de las acciones: cada conversación, cada paso, las interacciones con la gente, las decisiones que tomamos, con mayor o menor grado de preparación todo es una gran improvisación”, comentó en entrevista Misha Marks, multi-instrumentista nacido en Nueva Zelanda.

El pasado 20 de septiembre, durante el Jueves de Música del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, Marks presentó un esbozo de su proyecto solista Miss Mishaps, que incluye elementos electrónicos y varios instrumentos acústicos tocados al mismo tiempo.

not53

Marks aprendió a tocar la guitarra de forma autodidacta a los 6 años. Más tarde, estudió jazz y guitarra clásica en el Conservatorio de Música de la Massey University, en su natal Nueva Zelanda, y clases particulares con distintos maestros.

Se inició en la improvisación libre alrededor del 2004, cuando se mudó de Christchurch a la capital, Wellington. Relata su experiencia en entrevista: “Había un foro de música experimental donde casi todas las noches tocaban improvisadores, fue cuando descubrí que había toda una escena de músicos que se dedicaban a improvisar y experimentar, me llamó mucho la atención y ahí ‘me clavé’, fue muy buen antídoto a la escuela de jazz”.

Su inmersión en la improvisación lo ha llevado por distintos caminos, “los mismos sonidos sugieren hacia dónde ir”, dijo de su desarrollo musical y personal. Para Marks la inspiración para sus creaciones es la suma de distintos factores que la hacen funcionar.

Durante su presentación se mezclaron los sonidos de la guitarra eléctrica y la trompeta, combinados con su peculiar forma de utilizar el arco con que tradicionalmente se toca el violín.

Complejidad espontánea

Escuchar con atención es siempre factor importante para la improvisación. Marks confirmó en entrevista que el mayor reto en este proceso de creación es realmente improvisar y no caer en lo mismo de siempre, así como lograr cosas sorprendentes de forma espontánea, sin premeditación.

Además afirmó que la relación de su música con la complejidad es que “puede haber un gran número de elementos sonoros que a veces operan sin aparente relación o de forma más o menos independiente, o acciones que producen algún tipo de sonido que al mismo tiempo afectan a otro sonido”, y así estas interacciones generan un sistema complejo llamado “música”.

Además de su proyecto solista, del cual no hay ningún registro publicado, Misha Marks participa en agrupaciones como Carlos Marks, Héroes del Destierro, Generación Espontánea, Ahsim Skram Triteto, Lágrimas del Cíclope Llorón y Trio Corazonantes, con los cuales trabaja de forma simultánea.

*Becaria del Programa UNAM-DGAPA-PAPIME PE308217

Descargar el pdf

NOTICIAS